×

Regístrate

Información del Perfil

Datos de Acceso

!Oh, Ingresa

First name is required!
Last name is required!
First name is not valid!
Last name is not valid!
This is not an email address!
Email address is required!
This email is already registered!
Password is required!
Enter a valid password!
Please enter 6 or more characters!
Please enter 16 or less characters!
Passwords are not same!
Terms and Conditions are required!
Email or Password is wrong!

DÍA DE MUERTOS

DÍA DE MUERTOS

México es un país rico en cultura y tradiciones; cada región y pueblo tiene sus propias costumbres y festividades, pero uno de los principales aspectos que forman parte de su identidad como nación es la idea que se tiene sobre la vida, la muerte y todas las tradiciones y creencias que giran en torno a ellas. Los orígenes de la celebración del “Día de Muertos” son anteriores a la llegada de los españoles, se tiene registro de esta tradición en las culturas mexica, maya, purépecha y totonaca. El festival conmemoraba el noveno mes del calendario solar mexica, cerca del inicio de agosto, y se celebraba durante un mes completo. Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl, conocida como la “Dama de la Muerte”, actualmente relacionada con “la Catrina”, esposa de Mictlantecuhtli, Señor de la tierra de los muertos. Nuestros antepasados creían que los rumbos destinados a las almas estaban determinados por el tipo de muerte que habían tenido. El Tlalocan o paraíso de Tláloc, dios de la lluvia, era el sitio adonde se dirigían aquellos que morían ahogados, o por un rayo, así como también los niños sacrificados al dios. Era un lugar de reposo y de abundancia, los muertos se enterraban, como las semillas, para germinar. El Omeyocan, paraíso de Huitzilopochtli, el dios de la guerra, era el lugar donde llegaban los muertos en combate, los sacrificados y las mujeres que morían en el parto. Era un lugar de gozo permanente, los muertos después de cuatro años, volvían al mundo convertidos en aves de plumas multicolores y hermosas. El Mictlán, habitado por Mictlantecuhtli y Mictecacíhuatl, era el lugar para aquellos que habían muerto de muerte natural, donde las almas debían transitar por distintos lugares durante cuatro años. Después de este tiempo, las almas llegaban al Chicunamictlán, donde descansaban. Para recorrer este camino, el difunto era enterrado con un perro xoloescuincle el cual le ayudaría a cruzar un río y llegar ante el dios. La Unesco ha declarado esta festividad mexicana como Patrimonio Cultural Oral e Intangible de la Humanidad.

Parrilla Lista

Establecer dirección descendente

1 artículo(s)

Parrilla Lista

Establecer dirección descendente

1 artículo(s)








Nuevos Modelos.